El es Shane Godfrey. Estuvo hospitalizado 5 semanas. Tras complicaciones con una gripe, casi muere. Perdió 25 kilos y ya no se parecía “a sí mismo”. Según él mismo relató, cuando regresó a su casa estaba ansioso por ver a su perro Willie, pero éste no lo reconoció. El triste momento se terminó cuando Willie comenzó a olerlo… Y ahí comenzó la alegría.

| DESCARGAR AQUI |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *