Esta es una historia muy triste. Una historia que, lamentablemente, se repite una y otra y otra vez. Una historia que NO debería ocurrir. Respétalos. Respetate a ti mismo. Lo acogiste para cuidarlo y protegerlo, para que te hiciera compañía. El te dio lo mejor de sí mismo. Te dio todo su amor incondicional. ¡No los abandones! Ellos tienen sentimientos igual que tú: alegría, tristeza, dolor… sienten lo mismo que tú. No hagas a nadie lo que no quisieras que te hicieran a ti.
(Gracias Meche)

Ver onlineDescargar

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *