Este niño cuidaba las ovejas y era un mentiroso, todo el rato decía “Que viene el lobo” y nunca era verdad. Un día el lobo vino de verdad y entonces nadie le creyó porque pensaban que era una de sus mentiras. Moraleja: Si siempre mientes, cuando digas la verdad, nadie te creerá.
(Gracias Betty)

Ver onlineDescargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *