Erase una vez un espantapajaros que no tenía amigos. Trabajaba en un campo de trigo,no era un trabajo difícil pero sí muy solitario,sin nadie con quien hablar, sus días y sus noches se hacían eternas…
(Gracias Betty)

Ver onlineDescargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *