Existe una danza llamada “de las mil manos”. Teniendo en cuenta la gran
sincronización necesaria, el resultado está al borde de lo
espectacular, incluso si no fueran todas sordas.
Sí, has leído bien. Las 21 bailarinas son todas sordomudas, contando
sólo con las señales de las monitoras en la cuatro esquinas del
escenario. Estas extraordinarias artistas realizan un espectáculo
visual que es al mismo tiempo intrigante y estremecedor.
(Gracias Mercedes Gómez)

Ver onlineDescargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *